di aqui di ahora  
 
  Budismo y yo 23-07-2018 05:57 (UTC)
   
 



¿
Me preguntaron hoy 
Por qué eres budista?
¿De qué te sirve?
A la primera pregunta dije, no sé.

A la segunda respondí, no sé.

¿Cómo no se? Me volvieron a preguntar, por lo que tuve que explayarme un poco más, no sé por qué lo soy, lo que si se es que, en el mundo erróneo y la vida turbulenta que llevaba antes de hacerme a esta maravillosa forma de vida, no podía coexistir sin antes odiar el todo, y justificar mis errores culpando a otros, no veía la punta de mi nariz en un día soleado y me hacía a la idea que todos estaban equivocados en sus apreciaciones, por lo que comencé de un día a otro tras no encontrar respuestas claras, buscando en las diferentes filosofías, en mis intentos por encontrar una verdad absoluta, vague como un perro callejero en las distintas instituciones religiosas, entrevistándome con un sinfín de fundamentalistas que dicho sea de paso, solo sabían dar la respuesta mecanizada que le inculcaba la recta senda de su fe, me hice un fiel feligrés de más de alguna de esas “casas de oración” que a la larga no fueron más que fachadas de grandes negocios  encubiertos , la bondad que predicaban, el amor que supuestamente emanaba de sus acciones llegaba hasta el momento en que sus intereses eran tocados, la filantropía que predicaban se limitaba a las paredes de sus congregaciones, fueron pocas las personas que conocí en esos mundos que podría decir, son dignos de mi respeto y admiración, no nquiero crean que estoy en contra de esa forma de fe, al contrario soy un admirador de ellas, lo que no apruebo es lo cerrada de la puerta y lo tapiada de las ventanas en ese mundo para con sus amables seguidores.
Tras padecer el sufrimiento de la perdida amatoria y luego la maternal, un gran dolor se aferró a mi alma como una ventosa, odie el existir, como odie a mi esqueleto frio y apareció en frente a mí la oportunidad de despejar el sufrimiento de mi vida, la filosofía que me libero del malestar del hombre fue el Budismo, las enseñanzas de solo un hombre, sin milagros, sin transformaciones, sin adornos, una enseñanza limpia, sin intereses, y sin colores. aprendi a caminar nuevamente en una senda de paz y respeto, amor y lealtad, volvi desde el infinito infierno en que me encontraba, a navegar por un mar de luz, aprendi que no es una filosofia sin ser religion y no es religion sin ser filosofia, aprendi desde el sufrimiento a dejar de sufrir y desde el dolor que este es inevitable, el ûnico camino para liberarse del sufrir es el desapego.
Si me preguntan ahora por la verdad absoluta que mencione al principio de esta columna, no la he encontrado y tampoco me interesa hacerlo, es un tema que ya paso de ser una prioridad para mí a ser el inicio de mi camino en la absoluta verdad.

Sin ir más lejos, me atrevo a decir que en todas las ideologías conocidas en este caminar de tantos años, descubrí que la idea, filosofía o religión  que quiera seguir el ser humano está totalmente atada una a la otra, la diferencia está en como nosotros aprendamos de ella y que las enseñanzas de aquellos líderes espirituales es la misma, como si hubieran estudiado en la misma escuela, el fondo es como lo aprendas o bien como utilices esa sabiduría o bien como te la enseñen.
si me preguntan si enseñaria el budismo, creo que diria que no, ¿contradictorio? no lo es tanto si le damos la oportunidad a los seres humanos de descubrirlo libremente.

Me volvieron a preguntar ¿de qué te sirve? Esta vez respondí

No se… descubrelo tu.....

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Publicidad
Hoy habia 1 visitantes (55 clics a subpáginas) eres el visitante numero
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=